lunes, 31 de marzo de 2008

Principio sin final


Comienzo… Todos queremos tener un amigo cerca, siempre, pero en ocasiones sólo queremos a alguien que esté en el momento justo. Yo, sin ir más lejos, tengo amigos, buenos amigos, y algún confidente, pero es en días como hoy en los que necesito a alguien que escuche, sólo escuche, que no diga nada y que, si no lo cumple, sea para llenarme los oídos de las palabras que yo quiero. De seguir leyendo, hoy, ese, serás tú.

Adelanto… Es egoísmo, es humano, es sentirse vivo en los momentos en que menos lo disfrutas. Si me preguntas difícilmente sabre responderte, no, definitivamente no sé qué es diferente, todos tenemos días difíciles, un par al mes para ser exactos, y nunca coinciden con las desgracias, éstas no entienden de ánimos, son nuestras, salen de nosotros, las creamos o, mejor dicho, las modificamos, hacemos un mundo de un tropezón y quizá otro día nos levantemos sonrientes de una paliza.

Encamino… Es sin duda a un día complicado al que debo sentarme a escribir, al igual que sólo en los días nublados reparamos en que hay destino, al igual que sólo cuando llueve nos apetece observar a la gente pasar bajo tu ventana, y al igual que sólo después de una película de amor te arrepientes de haberle fracasado a esa chica que, aunque ahora menos niña, sigue viniéndote a la cabeza como si el paso de los años la hubiera perdonado.

Improviso… Necesitamos todos, unos más que otros, pasar tristeza, pena y debilidad para apreciar la alegría, la entereza, la racionalidad… pues de otro modo no habría forma de equiparar, nos faltaría una media para saber que la superamos. Me río yo del dichoso biorritmo, y pruebo siete diferentes en menos de un año.

Ya acabo… y espero que todo este sin sentido siga sin tenerlo, pues de no ser así no conseguiré lo que buscaba. Sólo si leyendo estos párrafos sueltos sientes lo mismo que yo al escribirlos, sólo si no sabes qué pensar, al igual que yo qué decir, y sólo si hoy lees y lloras cuando mañana te rías de ti y de mí… habrás conseguido dejarlo tal y como está: sin sentido, sin estructura, sin destinatario y sin final… habrás conseguido vivir este día, pues ningún otro te brinda la oportunidad de leer un trozo de papel y acabar mojándolo, sin saber por qué, sin buscarle una razón, sin ganas de que te den una explicación que se entienda pero no puedas sentir. Eso lo dejamos para mañana.

6 comentarios:

jess dijo...

me dejas sin palabras...

Sr.Lobo dijo...

es como un bukkake cerebral

Sr.Lobo dijo...

URBAN RIVALS!

Anónimo dijo...

no me cansaré de pensar que me encanta como escribes.


no tienes ni idea de lo que vales, tontii :)

muamua

Anónimo dijo...

M encantaría entrar un dia en tu cabeza, y sentir de verdad como ves las cosas, como es tu mundo, como escribes lo que sientes, q sientes... Siempre Staré ;) Un besiko


Clau..

Anónimo dijo...

Hola,
Llegué aqui a través de una página de un amigo que creo que tenemos en común y me dije por que no vamos a mirar que tal y bueno decirte que me gusta lo que quieres expresar y creo que eliges las palabras exactas. Animo y sigue así.
Saludos,
Gloria.